El Programa de Alfabetización que nos dejó un año de aprendizajes compartidos

cierre alfabetización

El Programa de Alfabetización que nos dejó un año de aprendizajes compartidos

“Yo pude vos podés” es el nombre elegido para el Programa Municipal de Alfabetización de Adultos, que se puso en marcha este año, por primera vez en la localidad de Alcira Gigena.

Gracias a la voluntad de un grupo de alfabetizadores que desinteresadamente dedican su tiempo en esta inédita propuesta, hoy los protagonistas del programa materializan el anhelo de acceder al derecho de leer y escribir, posibilitando su inclusión social como ciudadanos plenos de derechos.

El Programa se desarrolló a lo largo del año, por medio de encuentros semanales entre alfabetizandos y alfabetizadores, en distintos centros de alfabetización. En este marco se realizó también en el CENPA N°13 un proceso de Alfabetización Digital, que consistió en enseñar a los adultos que allí concurren, los aprendizajes básicos necesarios de las nuevas tecnologías.

Culminando con este año de nuevos desafíos y aprendizajes para todos los que se vieron involucrados, el miércoles 26 de noviembre se realizó el cierre de actividades, en el CIM. Consistió en un sencillo encuentro, muy emotivo por cierto, en el que estuvieron presentes representantes de las instituciones educativas locales, alfabetizandos y voluntarios alfabetizadores.

 Paulo Freire decía que alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra. Guiados por esa cita, en la oportunidad se pudo escuchar a los propios protagonistas, quienes le dijeron sí a esta propuesta y dieron sus primeros pasos en alfabetización y quienes hoy nos enseñan un ejemplo de vida y superación.

El Programa de Alfabetización consiste en una nueva iniciativa del actual Gobierno Municipal, convencido que el deber es escuchar al pueblo, apostando a trabajar en políticas públicas inclusivas. Así, el objetivo es poner al Estado al servicio del desarrollo social del pueblo, pensando en acciones y programas que no beneficien a unos pocos, sino que sean de y para el pueblo.

Con el entusiasmo característico y contagioso de quienes se desempeñaron como alfabetizadores durante el año, los participantes se mostraron dispuestos a encarar en el 2015 un nuevo año de aprendizajes y momentos compartidos, y a sumar a más personas que se animen a decir “Yo pude, vos podés”.

 

/ Novedades

Compartir esta nota